Un fruit cake no empalagoso



No sé de dónde me nació el amor por los "fruit cakes". En Colima, los más parecidos que me gustaban de la pastelería tradicional eran los que hace mi prima Tita, cubiertos con cajeta, cerezas en almíbar y nueces. Eran de mis favoritos, antes de que me metiera en esta onda de postres sanos. Claro que había pastelerías que los hacían de temporada y siempre compraba algunos para regalar (pido perdón por ello a quienes se los obsequié, pero les aseguro que era con la mejor de las intenciones).

En la Ciudad de México, donde vivo desde el año 2003, es común encontrarlo... pero sólo una vez compré y ya no más. No me pude tragar ni un pedazo de tan dulce que me sabía (y eso que en aquél entonces, aún no desintoxicaba mi paladar). Al finar, pareciera que están hechos para admirarlos o... guardarlos ¡jaja!. ¿Alguna vez se han preguntado cuánta azúcar contiene un fruit cake navideño comercial o "tradicional"? Según google que todo lo sabe, aquí el dato:


Cuánta azúcar tiene un fruit cake


Bueno, tomémoslo como una simple referencia... pero también esta otra ¿Por qué el fruit cake nunca se echará a perder? ¡Increíble! los restos de un pastel de frutas con 98 años de "edad" conservado gracias a los almidones de la harina, la gran cantidad de azúcar y el brandy. ¡Qué cosas, ¿no?!

Sí, podría ser la grinch de los postres navideños, pero ¿qué le voy a hacer? Si algo me gusta, busco su historia, su origen y si se puede, una mejor opción que, ademas, comparto cuando es posible.

Y para los que amamos las historias, aquí la del cake en cuestión:


Este pan típico de las épocas decembrinas tiene sus orígenes en la antigüa Roma, ahí se hacía una masa a la que se le agregaban piñones, pasas y granada.Ya en la edad media se le empieza a llamar fruitcake o pastel de frutas, elaborándose con miel, especias y frutas en conserva.Luego se empieza a utilizar el azúcar para que las frutas duren más haciéndolas cristalizadas (como las naranjas, higos, biznaga, etc). Esto hace que al agregarle las frutas cristalizadas el pastel durara más tiempo a su vez y se hiciera más accesible al público en general.
En el siglo 18, en Europa se hacía el fruitcake con las nueces que se cosechaban para atraer la buena suerte. Se guardaba el pan y se consumía hasta el año siguiente antes de la siguiente cosecha.
Pero el fruitcake fue prohibido porque se consideraba ostentoso (por lo caro que era producirlo) así que se restringió su consumo a grandes fiestas como bodas o Navidad.
A pesar de esta prohibición, el fruitcake siguió siendo del gusto popular a través de los siguientes siglos, y hoy en día es muy común poder comprar hasta vía internet un fruitcake y te llega a tu casa fácilmente y sin complicaciones. Por cierto, leyendo e investigando, hay gente que baña sus fruitcakes en licor por mucho tiempo… hasta 25 años… ¿se imaginan?. Fuente: curiogastro.com y wikipedia

Así, pues se entiende un poco más el por qué. Afortunadamente ahora es diferente y podemos hacer nuestras propias versiones, de acuerdo a nuestros gustos, presupuestos y necesidades. ¡Bendita libertad de cocinar!

La receta

Bueno, esta no dista mucho de considerarse "ostentosa", tomando en cuenta el precio actual de la harina de almendra... pero piensen en cuánto pan de trigo comerán en estas fechas: el pan para botanear, el pan para acompañar la cena, el pan del postre... y también en los nutrientes que brindan las harinas de nueces o almendras y de los que les contaré en otro post o en mi primer curso en línea que tendré este próximo martes 12 de diciembre a las 11 de la mañana (grito de nervios y emoción) pueden registrarse en este link: ¡QUIERO REGISTRARME! 

Además, si les parece muy simple, lo pueden decorar con cajeta, crema de avellanas, chocolate y ponerle encima lo que les apetezca (si lo hacen, me mandan foto, porfa)

Ahora sí, a lo que iba: 

Fruit cake sin gluten, sin lácteos, casi sin grasa añadida y bajo en azúcar. 


Fruit cake sin gluten Ale Torres

Ingredientes: 

1 y 1/2 taza de harina de almendra
Pizca de sal
1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio (a nivel del mar, usa 1/2 cucharadita)
1/2 taza de dátiles picados, sin hueso
1/2 taza de pasitas
1/2 taza de nueces picadas 
4 huevos 
2 cucharadas de aceite vegetal (de coco o de aguacate)
1 cucharada de extracto de vainilla
1 cucharada de ralladura de naranja
1 cucharada de ralladura de limón o mandarina

Listo para decorarlo con lo que más te guste


Cómo hacer: 

-Precalienta horno a 175°C y prepara un molde para panqué con papel para hornear. 

-En un tazón, mezcla harinas y polvos. Agrega los frutos secos, nueces y revuelve hasta que se distribuyan por toda la harina

-Aparte, en otro tazón, mezcla (sin sobrebatir) los huevos con el aceite, la vainilla y las ralladuras. Una vez que esté todo incorporado, vierte esta mezcla sobre la harina y las nueces. Con una espátula remueve en forma envolvente, hasta que todo se integre. 

-Vierte en molde preparado y hornea a 175°C por 25-35 minutos

Saca del horno, deja enfriar y sirve. 


Espero les guste. ¡Nos leemos pronto!

Comentarios

Miembro de

Miembro de

Miembro de

Tienda de productos orgánicos en Facebook

Entradas populares