Días de gratitud y esas especias especiales.

“Sentir gratitud y no expresarla es como envolver un regalo y no darlo” - William Arthur Ward


Siempre que se acerca el fin de año (gregoriano) me gusta hacer cosas que ayuden a darme cuenta de lo que viví en esos 365 días: desde el balance "incómodo" que les comentaba en el anterior post, hasta una lista de rituales, deseos y notas mentales que sirvan para ese momento en que "cambiamos" energéticamente de un año a otro y que, para mí, siempre ha sido y será dedicado al agradecimiento o la gratitud.

Por eso, recientemente, comencé con mi reto "días de gratitud", donde tomo algún momento del día para reconocer lecciones, regalos, enseñanzas y lo que surja en el camino, de lo que este año me ha dado, porque aunque a veces me cueste reconocerlo: TODO ES BUENO. Generalmente uso mi cuaderno, pero esta vez, decidí compartirlos en mi página personal del facebook por dos razones:

1. Para que quede "guardado" y me lo recuerde el futuro virtual
2. Para compartir con quienes han sido parte de mi vida y de esos momentos importantes para mí



Y es que nos puede resultar fácil pensar que somos agradecidos, sobre todo, por las cosas que consideramos "buenas" o agradables... pero qué tal con la otra parte que también nos toca: enfermedades, enojos, situaciones difíciles, pérdidas, frustraciones, etc. Ahí ya no es tan sencillo, pero sí igual o más importante ¿Por qué?

Kabbalísticamente, dar gracias es abrir la puerta a más bendiciones; además, apreciar lo que uno tiene y vive; lo es todo. No se trata de enfocarnos en la carencia, sino en lo que esas situaciones "difíciles" nos hicieron ver; desde la simple gripe que nos recuerda la importancia de cuidar más nuestros pensamientos y nuestro cuerpo, hasta la persona que nos hace maldecir en el tráfico, sin que sea el responsable directo de nuestra "reactividad" o falta de paciencia.

Generalmente, la vida no nos da exactamente lo que le pedimos como se lo pedimos; es más inteligente que nosotros y nos manda lo que necesitamos para crecer como seres humanos-espirituales-conscientes...hasta que aprendemos.

Así que este puede ser un buen momento para pensar en que si queremos más bendiciones en nuestra vida, hay que empezar por apreciar las que ya tenemos, alegrarnos por las de los demás y siempre encontrar algo por lo que estar agradecido.

Mis especias especiales (primera parte)

Hablando de apreciación, si algo agradezco por tener en mi cocina o en algún platillo o postre, son las especias o condimentos, pues además de darles personalidad, lo "elevan" al grado de hacerlo casi "curativo". Se cree que fueron los romanos los primeros en usarlas como condimentos, pues si bien los musulmanes y asiáticos eran sus principales productores, las usaban más para embalsamar, conservar los alimentos, teñirlos y hacer perfumes. 
A partir del siglo IV un filósofo llamado Macróbio fue el primero en llamar species a las hierbas aromáticas y a las especias. Luego en el siglo XII quedó fijada en Francia la denominación espice o espesse. Así en la Edad Media, se afianzó la utilización en la cocina de la gente pudiente el consumo de las especias siguientes: la pimienta, la vianilla, el jengibre, el clavo, la nuez moscada, el clavo y el azafrán. Fuente: Un poco de historia de las especias, www.misrecetas.org
Dicen que Colón, más que descubrir América, buscaba la "Ruta de las Especias" que los portugueses abrieron con los de oriente, para evitar pagar impuestos al pasar por territorio musulmán y turco. Haya sido, como haya sido, las especias llegaron a nuestro mundo para quedarse y, pasaron de ser ingredientes "de lujo" a productos de uso común (aunque hay algunas que no, ¿verdad?)



Estas son algunas de mis favoritas. Les cuento por qué, con un poco de su historia y beneficios.

La cúrcuma: originaria de India, China y Oriente Medio. Se cultiva desde hace más de 2 mil años. La palabra viene del árabe kourkuom (azafrán), ya que ellos creían que era una variedad del azafrán. Se usaba para teñir telas, para depilar, como perfume, como especia y como medicina... yo la uso para casi todo.

Es buenísima para problemas hepáticos, biliares, indigestiones. Es un tónico estomacal y, gracias a su componente principal (la curcumina), tiene propiedades antioxidantes.

Algunos remedios (bajo su responsabilidad y de acuerdo a su estado de salud) que aprendí de mi curso de Ayurveda práctica:

*Para la gastritis, colitis e inmunidad: Miel dorada
-Prepara 100 gramos de miel de abeja pura y agrega una cucharada de cúrcuma, de preferencia recién molida, Chupar una cucharadita de la mezcla cada 3 horas, hasta que se quite la molestia.




La canela: Es originaria de Sri Lanka, la antigua Ceylán (de hecho hay un tipo de canela llamada así). Sus principales productores son: China, India, Java, Madagascar, Islas Seychelles e Islas Mauricio, Birmania, Malasia, pero el mayor productor mundial es Sri Lanka.
Su nombre proviene de la palabra italiana "canelle cañitos" y es de la familia de las Lauráceas. Se usa para casi todo: postres, platillos salados, bebidas, infusiones... medicinalmente, es analgésico, antibacterial, antiemético, fungicida, carminativo, descongestiona, reduce el azúcar en la sangre, por mencionar algunas de sus propiedades.

*Para la digestión, sistema inmunológico y aliviar gases: Mezclar 100 gramos de miel de abeja con una cucharadita de canela molida. Comer una cucharada después de cada comida.

El cardamomo: Es originario de la India meridional, Sri Lanka, Malasia y Sumatra. Actualmente también se cultivaen Nepal, Tailandia y América Central (Guatemala es su mayor productor mundial).

Tiene propiedades analgésicas, carminativas, es antiespamódico, descongestiona, digestivo y expectorante. En Egipto acostumbran añadir semillas de cardamomo al café, antes de hervirlo, pues le confiere propiedades cordiales (cardiacas) y antiflantulentas. En Chiapas, preparan pox (bebida alcohólica tradicional maya) con cardamomo.

*Para aliviar los gases: Infusionar un cuarto de cucharadita de semillas de cardamomo en una taza de agua hirviendo. Dejar infusionar por 10 minutos y tomar después de cada comida.

La receta


La verdad es que empecé con las tres especias anteriores, porque son los ingredientes de mi chocolate caliente favorito, que preparo siempre para sentirme mejor en todos los aspectos y lo hago así:



1. Pongo agua a hervir con una rama de canela, 4 vainas cardamomo aplastadas y una pizca de pimienta negra molida
2. Cuando rompe el hervor, agrego un trozo de cacao tostado (o si prefieren el de la tableta de chocolate) y mezclo bien con el batidor o molinillo
3. Agrego un poco de leche de almendras y ¡listo!
*A veces me gusta también hacerlo con un poco de masa de maíz nixtamalizado, tipo champurrado o espesarlo con un par de cucharadas de harina de almendras. 

Es más, ya se me antojó...iré por una tacita para acompañar mis galletas de jengibre que preparé ayer (receta en mi publicación anterior). Así que hasta aquí, para no fastidiarlos... nos leemos en el próximo post, antes de que termine el año. Les tengo que terminar de "platicar" de más especias y, por supuesto, presentarles mi tan anunciado recetario...En tanto: cuídense, amen, disfruten...y agradezcan por TODO,

Ale :)



Comentarios

  1. Oh! Quiero una taza de ese chocolate! Lo haré en casa. Gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando gustes, Yuria! Gracias por visitarme :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu visita!

Miembro de

Miembro de

Miembro de

Tienda de productos orgánicos en Facebook

Entradas populares